The First Time of Ramon Haindl

by Pablo Gandia,

The First Time of Ramon Haindl | itfashion.com

Cuando uno termina su jornada laboral siempre tiene dos opciones: apagar el ordenador y olvidarse del trabajo hasta el día siguiente, o volver a encenderlo y descubrir el mundo creativo que se esconde tras su pantalla. Gracias a esta segunda opción fue como llegué a conocer el trabajo del fotógrafo alemán Ramon Haindl. En pleno verano, harto de visitar miles de blogs con imágenes idénticas, el azar (y pensemos también en la suerte) me conducieron a un tumblr que desprendía elegancia e innovación a la vez. Poco o nada había de la cabeza pensante –y las manos creativas- de esas imágenes que cualquier fotógrafo observaría con cierto asombro. Tras media hora de investigación, la identidad de Ramon Haindl, lejos de su Instagram o LinkedIn, no aparecía escrita por ningún sitio, pero solo así llegué a comprender que tampoco hacía falta. Cualquier fotografía suya podía duplicar la conexión emocional con el espectador; poseía la capacidad de romper barreras y hacer que cualquiera se sintiese identificado sin importar de donde viniese. Por ello, y quizás también por la envidia sana que sentí al descubrir su trabajo, decidí escribirle.

The First Time of Ramon Haindl | itfashion.com

A los treinta segundos después, curiosamente, recibí de inmediato una respuesta suya. El alemán estaba de acuerdo en concederme una entrevista pero, justo cuando le envié las preguntas por email, jamás volví a saber nada más de él. Ni en el correo, ni en las pocas redes sociales en las que se mantenía activo, el fotógrafo no volvió a darme señales de vida.

The First Time of Ramon Haindl | itfashion.com

Sin embargo, lo más intrigante de todo es que, en plena era de Internet, cuando por fin todos hemos aprendido la importancia del posicionamiento en la red, aún encontramos artistas que exigen esconderse. Sin duda alguna, Ramon Haindl es de aquellas personas que prefieren la intimidad a la sobreexposición. De aquellos a los que los beneficios de los medios y la obsesión por darse conocer no forman parte de su camino. Y es que, este fotógrafo, a pesar de su pronta edad, ha escogido construir su terreno de manera completamente diferente a los demás. Capa por capa. Página por página. Elaborando un libro que se asemeja a ese diario que todos escribimos en la adolescencia. En él reflejamos nuestro primer viaje al extranjero, nuestro primer amor o por qué no, la tristeza al ver morir a alguien por primera vez. Un diario que, con el paso del tiempo, lo dejamos olvidado en nuestra estantería y, cuando menos lo esperamos, en la intimidad, lo volvemos a abrir para descubrirnos a nosotros mismos. Así fue exactamente como me sentí al conocer el trabajo de Ramon Haindl. Por fin, gracias a él, la ingenuidad, la frescura y la novedad –esos sentimientos que vamos perdiendo con los años– los volví a recuperar por unos instantes. Los suficientes como para darme cuenta de que el anonimato, a día de hoy, es un auténtico privilegio.

The First Time of Ramon Haindl | itfashion.com The First Time of Ramon Haindl | itfashion.com The First Time of Ramon Haindl | itfashion.com The First Time of Ramon Haindl | itfashion.com The First Time of Ramon Haindl | itfashion.com The First Time of Ramon Haindl | itfashion.com The First Time of Ramon Haindl | itfashion.com The First Time of Ramon Haindl | itfashion.com The First Time of Ramon Haindl | itfashion.com

Temas que te pueden interesar: , ,