Erwin Blumennfeld: el secreto oculto de la belleza

by Marisa Fatás,

erwin_blumenfeld_1939 erwin_blumenfeld_1943 erwin_blumenfeld_1944erwin_blumenfeld_1945 erwin_blumenfeld_1946 erwin_blumenfeld_1949 audrey hepburn 1952 - by erwin blumenfeld erwin_blumenfeld_1955

Hay cosas que no pasan de moda o, mejor, que no dejan de ser modernas. Es decir, lanzan flechas nuevas a los sentidos y los ponen alerta. Es el caso del trabajo gráfico de Erwin Blumenfeld (1897-1969), fotógrafo y artista polifacético. De origen alemán, sus collages y fotomontajes lo sitúan en la escena del dadaísmo y surrealismo, gustos estéticos que más tarde aplicó a su tardía carrera en el mundo de la fotografía de moda. En 1938 realizó su primer trabajo en este campo para Vogue París y a mediados de la década de los 40 se trasladó a EE.UU. Allí comenzó a trabajar con el director artístico de Vogue, Alexander Liberman, asociación trascendental para su carrera.

Fue su imaginación visual, su forma personal de entender la estética de vanguardia y su pragmatismo comercial lo que le permitió trabajar para los directores de arte más influyentes y los clientes de publicidad más adinerados y le llevó a convertirse en el fotógrafo de moda más famoso y mejor pagado de su época. A pesar de su extraordinario éxito detestaba ser llamado “fotógrafo comercial”, ya que eso impedía el reconocimiento de su obra por parte de las galerías de arte y museos de Nueva York. Sin embargo, entre 1958 y 1964, encontró salida a sus inquietudes artísticas a través de los vídeos experimentales realizados para sus clientes Helena RubensteinElizabeth Arden y L’Oreal. El potencial artístico de las imágenes en movimiento, ese “vestir la moda” y la forma de entender el cuerpo de la mujer le permitieron demostrar que era capaz de expresarse de un modo más intelectual y sofisticado que en el mundo de la fotografía publicitaria.

Desde el 5 de marzo hasta el 6 de mayo se expone en The Tokyo Metropolitan Museum of Photography “Erwin Blumenfeld: a hidden ritual of beauty“, una aproximación al trabajo de este artista a través de casi 300 piezas. Con ella pretenden mostrarnos el camino que nos llevará a descubrir el secreto oculto de la belleza que tan bien conocía Erwin Bulmenfeld.

Temas que te pueden interesar: , ,