Claves para ser un fotógrafo de moda, por Bec Parsons

by Miriam Mora,

madison
Sesión fotográfica “Madison”. Imagen de Bec Parsons

Para todos aquellos que quieran empezar un negocio creativo, sobre todo los que se quieran inclinar por un campo tan demandado actualmente como es la fotografía de moda, recogemos el testimonio de Bec Parsons, fotógrafa y creadora, junto a su marido, de la revista bianual de arte contemporáneo Love Want. “Mi primer recuerdo usando una cámara fue cuando tenía 12 años. Recuerdo hacer un curso de fotografía y aprender a disparar. Me obsesioné muchísimo y le supliqué a mi padre que me comprase una cámara”, recuerda la fotógrafa. Desde sus inicios, Parsons ya empezó a despuntar con la cámara en el instituto y durante cuatro años fue la asistenta de numerosos fotógrafos de moda británicos, de los que asegura haber aprendido muchísimo.

La inspiración no es gran problema para ella ya que asegura que la encuentra en todos lados: “Me siento inspirada cada día por las pequeñas cosas de mi alrededor; la naturaleza es una constante inspiración, la gente creativa a mi alrededor…” comenta la artista para Oyster Magazine. Con una limpia estética minimal, su secreto reside en fotografiar a las modelos tal y como son, al natural, aunque confiesa estar un poco obsesionada con la juventud. Bec Parsons comparte con la revista i-D lo que se esconde detrás de la vida de un fotógrafo y nos regala algún que otro consejo para sobrevivir en esta profesión. Toma nota.

1. Un día en la vida de una fotógrafa

“En los días que tengo rodaje me levanto normalmente a las 8 de la mañana, a no ser que tenga que fotografiar con la primera luz del día, en ese caso me levantaría sobre las 4. Al llegar comprobaría el peinado y maquillaje de la modelo y hablaría sobre la sesión -fotográfica- con el estilista. Entonces mi asistente prepararía todo el set y empezaríamos con las pruebas de luz y miraríamos que todo esté perfecto antes de que la modelo empiece a posar”, revela la fotógrafa. Confiesa de que los días de rodaje suelen ser divertidos, sobre todo el colaborar con todos los que forman el set, aunque sí que es cierto que a veces puede ser estresante. “Algunas semanas son tan ajetreadas que no tengo tiempo ni de hacer la colada”, confiesa Parsons.

2. ¿Estudio una carrera?

A pesar de que es importante tener unos mínimos conocimientos tanto de lo que rodea al mundo de la fotografía como de la fotografía en sí, Parsons confiesa que su más humilde opinión para alguien que quiera ser fotógrafo es no estudiar una carrera porque “lo que aprendes en el set no tiene precio”. La fotógrafa estudió comunicación visual con mención en fotografía, que lo considera de ayuda, pero asegura que cuando realmente aprendió fue trabajando de asistenta para fotógrafos y sobre todo, cuando empezó a fotografiar por su cuenta.

fernanda
Sesión fotográfica “Fernanda”. Imagen de Bec Parsons.

3. Mantener la calma los primeros años como profesional

Esto no lo dice Bec, te lo decimos nosotros. Ya que según cuenta la fotógrafa: “Cuando tenía 24 años dejé de asistir y me convertí en una nanny de mi misma mientras trabajaba de fotógrafa. Es realmente duro dejar que la gente te vea como una fotógrafa cuando no ganas el suficiente dinero para poder mantenerte en los primeros años. Cuesta años progresar hasta el punto en el que puede llegar a vivir de la fotografía. A no ser que tengas algo de respaldo, los primeros años necesitaras de un trabajo de media jornada para sobrevivir”. Los inicios nunca son fáciles, pero las ganas y vocación te harán tener paciencia y confiar en tus sueños.

4. No subestimes las redes sociales

Para muchos fotógrafos su relación con Instagram es de amor-odio. Lo cierto es que a los fotógrafos profesionales no les hace especialmente gracia que cualquiera pueda atribuirse el nombre de “fotógrafo” con la facilidad que la red social lo permite. Pero tampoco hay que despreciarla, ya que en dicha plataforma se encuentran miles de fotógrafos-detractores e interesantes firmas y estilistas que estarían dispuestos a contar contigo para un proyecto. A Bec le pasó justo eso. Un poco reacia a esta red social fue precisamente gracias a ésta que la directora de la revista The Face se puso en contacto con ella: “Me encanta tu estética y me encantaría fotografiar contigo. Estoy en Nueva York, ¿Podemos hacer algo?”. Por eso, el consejo de Bec y el nuestro es que nunca hay que cerrar puertas a nada ni a nadie y mucho menos tener prejuicios, porque nunca sabes quien va a querer trabajar contigo.

Vía i-D.

love want
Número 11 de Love Want con Emma MacGowan de portada. Imagen de Bec Parsons

Temas que te pueden interesar: , , , , ,