El sueño veneciano de Peggy Guggenheim

by itfashion,

El sueño veneciano de Peggy Guggenheim | itfashion.com

¿Qué hay mejor en el verano que un trayecto en góndola por el gran canal? Dejar atrás la rutina y mudarse a Venecia, el tiempo de una canción de amor haciéndose eco dentro de los muros antiguos de esta romántica ciudad.

Eso solía ser uno de los pasatiempos favoritos de Peggy Guggenheim, considerada como una de las mecenas artísticas más influyentes del siglo XX. Peggy, en efecto, se puede definir como la señora de la modernidad, como una mujer auto-inventada; un verdadero motor cultural que logró separarse del estereotipo de sus orígenes de niña rica, volviéndose en la enfant terrible del mundo del arte. Peggy solía decir que su deber era el de proteger el arte de su propio tiempo, dedicando la mitad de su vida a esta misión, así como a la creación del museo homónimo localizado en Venecia.

Peggy pasó los últimos treinta años de su vida en Venecia, donde compró el Palazzo Venier dei Leoni, que compartía con sus once perros. El palacio se abrió al publico mostrando la colección completa de Peggy, incluyendo las pinturas que colgaba en el baño. Con un estado de ánimo festivo innato, Peggy era conocida por organizar fiestas dentro del palacio, donde se puedo observar a invitados como Truman Capote o Yoko Ono.

La góndola siempre permaneció un lugar sagrado para la mujer, navegando sobre los canales en su góndola privada en la cual se la podía ver con facilidad. Si no era por el brillo del barco, seguro era por su estilo particular out there.

El sueño veneciano de Peggy Guggenheim | itfashion.com El sueño veneciano de Peggy Guggenheim | itfashion.com El sueño veneciano de Peggy Guggenheim | itfashion.com El sueño veneciano de Peggy Guggenheim | itfashion.com

Temas que te pueden interesar: ,