Richard Prince: ¿Apropiación o robo?

by itfashion,

richard_prince_instagram

La Frieze Art Fair New York encendió la mecha. Algunas de las obras de la serie New Portraits de Richard Prince, en las que el artista se apropiaba de imágenes de Instagram, habían alcanzado un precio de venta de 100.000 dólares. Muchas de las protagonistas de esas imágenes explotaron de indignación al conocer la noticia: rabia, impotencia e indignación. El debate estaba servido.

Llamaba la atención el ruido mediático más de medio año después de que la muestra se inaugurara en la Gagosian Gallery de Nueva York.  Todo tenía que ver con esa cifra astronómica. No es de recibo saber que un artista se está lucrando a costa de la imagen de una. Pero al mismo tiempo… ¿Qué valor tendría esa imagen si Richard Prince no se la hubiera apropiado y no la hubiera sacado de contexto? En este sentido, el artista claramente estaba desafiando los límites de la ley de propiedad intelectual al mismo tiempo que daba un nuevo sentido a esas imágenes. De hecho, muchas de ellas no pertenecían a los autores de las cuentas, apropiándose así también de imágenes ajenas.

La bloguera y columnista Kelly Sciortino estaba encantada de formar parte de la muestra: “Richard Prince es un artista de enorme éxito y ha construido su carrera haciendo lo que está haciendo ahora. Personalmente pienso que es un honor formar parte de una obra suya”, explicaba a The Business Insider. En cambio Anna Collins, hermana de la artista y fotógrafa Petra Collins, se sentía absolutamente estafada: “Sólo pienso en el hecho de que yo soy una estudiante trabajadora, estoy desolada, y aquí está este hombre blanco de mediana edad sacando un gran beneficio de mi imagen”, declaró a The Business Insider. “Cosa que me hace poner enferma. Podría usar este dinero para mis estudios.”

Suicide Girls, otras de las cuentas “damnificadas”,  ha decidido responder con la misma medicina. Su creadora Missy Suicide, que se sintió violada por la apropiación de Prince, ha decidido poner a la venta la misma imagen que Prince ha vendido por 90.000 dólares, a un coste de 90 dólares. “Es tal violación, porque la gente que aparece en esas imágenes ni en sus sueños podrán tener tal cantidad de dinero”, explicaba Missy Suicide a Vogue. El dinero recaudado se donará a la organización “Electronic Frontier Foundation”, que defiende los derechos civiles digitales.

richard_prince richard_prince