Los diarios fotográficos de Nan Goldin en el MoMA

by Bea Zurro,

356987_opt
Rise y Monty besándose, Nueva York, 1980 Nan Goldin. Museo de Arte Moderno de Nueva York. Propiedad © 2016 Nan Goldin

Si hay una palabra que defina el trabajo de Nan Goldin, esa es realidad. No hay artificio en sus fotografías ni planificación, son una respuesta mecánica y automática de sus vivencias y en ello reside su magia, en su búsqueda continua de la honestidad en el momento que se estaba viviendo. Ver sus fotos produce el mismo efecto que colarse a leer el diario de alguien, y así es como quiere ella que sea: “La cámara es como una extensión de mi mano, disparaba fotos cada día y nunca moví nada, para mí no tiene sentido mover una lata de cerveza fuera de cuadro porque así es como realmente estaba siendo el momento”. La fotógrafa estadounidense ha perseguido siempre la captura del momento, de la autenticidad y la condición humana. Ahora, y bajo el título “La balada de la dependencia sexual”, el MoMA de Nueva York proyecta una exposición con estos momentos más íntimos. “La balada de la dependencia sexual es el diario que dejo que la gente lea”, asegura Goldin sobre este trabajo.

356988_opt
Philippe H. y Suzanne besándose en la Eutanasia, Nueva York, 1981 Nan Goldin. Museo de Arte Moderno de Nueva York. Propiedad © 2016 Nan Goldin

Su inspiración en el clásico fotógrafo y director de cine Larry Clark y en su fotolibro Tulsa (1971), que mostraba una selección de fotos en blanco y negro de jóvenes de Oklahoma teniendo sexo, ha condicionado mucho el trabajo de Goldin, que fiel a su referente ha vivido muy unida al concepto del “diario”. El carácter tan documental de todos sus trabajos nos ha llevado a acercarnos a su entorno cotidiano, a sus amigos y relaciones personales y hasta las realidades más duras que ha vivido, como el seguimiento de la muerte por VIH de jóvenes amigos suyos. “La balada”, es un recorrido completo por toda su vida y obra, es el gran repertorio de una carrera fascinante de la que ella misma explica concisa pero solemnemente su modus operandi: “No fue sobre los tiempos salvajes porque nunca creí que estos hubieran acabado. Viví en el momento, no documentaba para el futuro”.

La pieza que muestra la exposición es una recopilación de fotografías profundamente personales realizadas a finales de la década de 1970, siguiendo la realidad de la artista mientras vivía en Londres, Nueva York, Berlín…, que se muestra en forma de secuencia de casi 700 diapositivas proyectadas en conjunto y acompañadas de una banda sonora. Durante 43 minutos, el amor, la luz y el éxtasis se intercalan con el dolor, la oscuridad y la pérdida. Hasta el 12 de febrero de 2017  será una experiencia única de la que podrá disfrutar el público que se acerque al MoMA.

356989_opt
C. Z y Max en la playa, Truro, Massachusetts, 1976 Nan Goldin. Museo de Arte Moderno de Nueva York. Cedida por Jon L. Stryker. © 2016 Nan Goldin

Vía: Anothermag.

Temas que te pueden interesar: , , , , , , , ,