Las Hirsutas: la reconciliación con el vello corporal

by Alba Correa,

DSC_1161-848x566

Las Hirsutas es el proyecto personal de la fotógrafa María Barba. Si buscamos en Google, éste define hirsutismo como “desarrollo excesivo del vello debido a un trastorno de las glándulas suprarrenales, especialmente en la mujer”. Una definición que ya de por sí no te ha de dejar indiferente, pues presenta un claro sesgo sexista y algunos de los prejuicios más extendidos sobre el vello corporal.

El objetivo de Las Hirsutas consiste en la hacer visible no sólo el vello femenino sino también el proceso de la depilación, desde una actitud de construcción colectiva en redes sociales. No sólo para normalizar  lo que se ha considerado un trastorno (a pesar de que todas lo tenemos), sino para encaminarnos hacia una resemantización visual a partir de las experiencias personales,invitando a la reflexión en torno a un ritual de belleza tan asimilado por nuestra cultura que difícilmente puede decirse que sea optativo.

Barba desarrolla su trabajo en distintos campos. Desde un punto de encuentro en la red en el Tumblr Las Hirsutas, hasta un ensayo por escrito con las exigencias formales de una tesis doctoral, consultable también en la red de forma gratuita. Pasando por un hermoso fotolibro de carácter intimista, que recoge retratos de distintas chicas sometiéndose al proceso de depilación en sus distintas modalidades, o luciendo su hirsutismo.

01

¿En qué momento te diste cuenta de que la percepción visual de la depilación femenina era un problema importante de ser tratado?

Nada más empezar el Máster en Artes Visuales y Educación en Granada nos pidieron que pensáramos cuál iba a ser el título de nuestro Trabajo de Fin de Máster. En un principio pensé en realizar talleres educativos que tuvieran relación con el cuerpo femenino, a través de los cuales las alumnas fueran las creadoras de sus propias imágenes. Después me di cuenta de que lo que quería era trabajar con mi propio cuerpo y ese ritual de belleza que me había acompañado toda mi vida como si se tratara de una parte de mí.

El vello corporal tiene significados muy diferentes para cada persona y no era honesto pedirle a los demás que se abrieran a mí sin yo seguir el mismo proceso. Fue complicado encontrar la importancia del proyecto, cuanto más leía sobre el tema más me parecía algo demasiado banal y simple. Fue sólo cuando empecé a hablar con las participantes de mi proyecto cuando me di cuenta de que era un tema importante, actual y que afectaba a las mujeres de maneras muy diferentes. Esa diversidad de opiniones y ese conflicto personal fue el que me convenció de la importancia del proyecto. Lo personal es político, al fin y al cabo.

Siempre lees cosas del tipo “las mujeres tienen problemas mucho más importantes de los que preocuparse”, pero ya me río de esos comentarios porque en realidad lo que promueven es la inactividad mental para cualquier cosa. Siempre va a haber problemas más importantes, con lo cual, ¿para qué hacer nada?

 Lo bueno de las fotografías es que nos provocan preguntas y no dan respuestas absolutas.

03

¿Pretende Las Hirsutas acercarnos a un ideal de mujer en el que el vello natural sea visible, o nos conformamos con el primer paso, reflexionar sobre el ritual depilatorio y aceptar nuestro vello?

Hirsutas fue concebido como un proyecto visual, y como tal no pretende sentenciar absolutamente nada. Lo bueno de las fotografías es que nos provocan preguntas y no dan respuestas absolutas. Que el rito depilatorio haya sido escondido durante tanto tiempo ha sido una de las causas por las que las mujeres no han podido reflexionar sobre si podían o no mostrar ese vello corporal. Era algo que se daba por hecho, no veías a tu alrededor a mujeres sin depilar por la calle, o en la televisión y el resto de medios de comunicación. A pesar de que ha habido alguna que otra tendencia entre las famosas, no ha sido hasta hace unos dos años que jóvenes artistas han empezado a trabajar sobre el vello corporal y le han devuelto la feminidad que se merece. El objetivo final de todo esto es que nuestro imaginario crezca, y por tanto también nuestra libertad para decidir.

04

Cuando se habla del tema de la depilación ninguna mujer parece negar que hay libertad para elegir aunque defiendan haber elegido libremente depilarse. ¿Qué opinas de esto?

Que es un cuento chino que nos tragamos desde que somos pequeñas, lo de que somos libres. No existe libertad sin opciones, y no existen opciones sin la visibilidad de éstas. Y esto no va sólo en relación a los problemas  con los que se encuentra la mujer dentro de la sociedad , es un cuento que nos afecta a todos.

Nos dicen que somos libres, pero inconscientemente percibimos que si hacemos una u otra cosa, si vestimos de una u otra manera, si decimos esto o lo otro, recibiremos con más probabilidad una aceptación por parte de nuestros cercanos. Por lo tanto, se supone seremos más felices de esta manera y nos conformamos. Vivir en sociedad  hace difícil que seamos libres, y eso no está mal del todo, hay que ser responsable con lo que sucede a nuestro alrededor si queremos convivir en paz.

El problema llega cuando una norma social como la depilación femenina afecta de manera desigual a una persona rubia de piel blanca y vello prácticamente inexistente y a una mujer morena del sur de España de piel blanca y vello moreno y abundante. Una se depila cada tres meses y deja de pensar en el tema durante ese tiempo, la otra se ve obligada a depilarse prácticamente cada día para cumplir la misma norma. Una piensa que se depila porque decide depilarse, y la otra tiene que convencerse de lo mismo, o rendirse. O ahorrar para hacerse la fotodepilación. Libertad ahí veo poca.

Había gente que ni siquiera sabía que las mujeres podíamos tener tanto vello en esa zona.

05

En tu trabajo teórico das referentes artísticos que han reflexionado sobre el vello femenino como Arvida Byström, Petra F. Collins, Ana Mendieta o incluso Frida Kahlo. ¿Por qué es importante que la gente las conozca?

Principalmente porque las mujeres artistas han sido históricamente invisibilizadas, pero en concreto las  dos primeras son mujeres muy jóvenes que trabajan día a día y visibilizan el feminismo, lo cual es totalmente necesario para que nuestra generación empiece a crear sus propios discursos en vez de aceptar lo que nos viene dado.

En cuanto a Ana Mendieta y Frida Kahlo, el tratamiento mediático que reciben da más importancia a su biografía que a su actividad política. A Mendieta se la suele definir desde su trabajo con la naturaleza, lo típico de la mujer que se funde con la madre Tierra, la feminidad de todo ello… Se le da más importancia a la mística y a la santería de su trabajo, que es evidente, pero se invisibiliza que también su obra estaba intrínsecamente relacionada con su actividad y pensamiento político. Mendieta era perfectamente consciente de los cambios de su época y de los movimientos feministas de aquel entonces.

Con Frida Kahlo pasa más de lo mismo, como si toda su obra sólo se pudiera definir en base a su biografía y al amor que sentía por Rivera. El vello corporal que Frida lucía sin pudor ha sido ignorado como elemento visual y político, como parte imprescindible de su identidad como mexicana y como mujer. El vello es sinónimo de fuerza y vigorosidad, es culturalmente un rasgo masculino porque históricamente ha sido el hombre el fuerte y la mujer la débil. Para mí que Frida Kahlo mostrara de esa manera su vello facial en sus cuadros no podía ser algo casual ni trivial.

Que Frida Kahlo mostrara de esa manera su vello facial en sus cuadros no podía ser algo casual ni trivial.

06

En tu trabajo dices que “el pelo está de moda”, de ahí que varias famosas lo luzcan en sus redes sociales personales. ¿Es una moda que ha venido a quedarse?

Es triste que la gente siempre interprete la moda como algo superficial y volátil, cuando en realidad es una expresión de lo que pasa a nuestro alrededor. Recuerdo muchos comentarios  así cuando se puso de moda teñirse el vello de las axilas. Para empezar, había gente que ni siquiera sabía que las mujeres podíamos tener tanto vello en esa zona. Quizás fue demasiado en aquel momento, pero fue genial como excusa para animar a las mujeres a no sentir vergüenza de esa parte de su cuerpo.

Pero el vello corporal no es una moda, está dentro de cada uno de nosotros. No va de ponerse hombreras o pantalones de campana, sino de revisar el tratamiento injusto que reciben nuestros cuerpos nada más desarrollarse. Puede que los medios dejen de tratar el tema porque ya esté demasiado mascado, pero lo importante es que ahora tenemos una visión más amplia del tema.

07

¿Qué crees que le aporta al proyecto de Las Hirsutas la triple vía –arte, trabajo teórico y plataforma colaborativa en Tumblr?

No tenía sentido hacer un trabajo unidireccional, fue imprescindible la participación y la conversación que se iba creando, así comocrear una red social  a través de la cual otras personas de diferentes partes del mundo pudieran dar su propia visión.

Necesito unificar más las tres vías, pero me gusta que estén separadas y que llegue a diferente público de esa manera, ya que no es lo mismo que mi profesor del máster lea mi tesina a que una persona anónima en la red encuentre un tumblr de fotos de gente random depilándose.

Es realmente emocionante recibir selfies de una mujer estadounidense haciéndose el bigote. Dejar mi proyecto abierto a la participación hace que perdure en el tiempo y que se abra a nuevos significados, como es el vello corporal en las personas transexuales o la depilación masculina.

 Es realmente emocionante recibir selfies de una mujer estadounidense haciéndose el bigote.

DSC_1180-848x566

El movimiento feminista está más legitimado socialmente que nunca por parte de los medios. ¿Crees que a la hora de la verdad esto está llevando a conquistas reales o es más una cuestión de imagen?

A pesar de que pueda parecer un problema del primer mundo, el cuerpo de la mujer se está liberando poco a poco de estas obligaciones estéticas y eso es una conquista real que veremos a corto plazo. Pero no sólo en lo referente a la estética, temas tan básicos como la menstruación han sido silenciados durante siglos, y es sólo ahora cuando empezamos a darnos cuenta de que necesitamos hablarlos. No sólo para que una adolescente no sienta vergüenza en su primer día de regla en clase, sino también para reflexionar acerca de qué hacen las mujeres sin techo cuando están menstruando, denunciar los impuestos que reciben los tampones o el aislamiento que sufren las mujeres menstruantes en países del Tercer Mundo.

Yo soy bastante optimista, quizá porque todavía soy joven. Creo que la visibilización siempre es positiva, a pesar de que el sistema capitalista en el que vivimos acabe banalizando las luchas y convirtiéndolas en un escaparate mediático que la gente compra y vende sin darle mayor importancia. Quizás nuestras conquistas reales sean demasiado pequeñas para causar un verdadero impacto, pero hay que seguir intentándolo.

Temas que te pueden interesar: , , , , ,