La moda pelea su lugar en el MOMA

by Julia Kovadloff,

is_fashion_modern_moma_01

A comienzos de Octubre se inauguró Items: Is fashion modern?, una nueva exposición en el MOMA de Nueva York curada por Paola Antonelli, directora del departamento de arquitectura y diseño del Museo. La traducción más literal del título al español sería: Ítems: ¿Es la moda moderna? O más bien: ¿debemos darle lugar a la moda en un museo de arte moderno? Pero en la lengua española solemos usar equivocadamente el término moda como sinónimo de su fenómeno cercano, la tendencia. Como decía Gilles Lipovetsky en los años 80, la moda vista como imperio de lo efímero, un conjunto de reglas y modos que varían temporada tras temporada, descartando los de la temporada anterior como “pasados de moda”.

Sin embargo, la presencia de la moda en los museos del mundo se encuentra en un momento efervescente, siendo algunas exposiciones un éxito comercial como lo fue Savage Beauty, la muestra dedicada a la obra del diseñador Alexander McQueen en el Costume Institute del Metropolitan Museum en 2011. Pero en el caso del MOMA, la moda siempre fue desestimada como parte del corpus de “lo moderno”, habiendo adquirido en su colección solo a lo largo de los últimos años no más que una decena de prendas.

Esta es apenas la segunda vez en la historia de la institución que hay una muestra que gira entorno al concepto de moda, retomando el camino iniciado por su precursora de 1944, Are clothes modern?, donde su entonces curador Bernard Rudofsky invitaba al público a reconsiderar su relación con las prendas que usaban y con los diseñadores y sistemas que producían dichas prendas. La diferencia esta vez en el acercamiento al tema, elegido por Antonelli y su amplio equipo, está en el título mismo, incorporando el término “Items” poniendo el foco en la condición de objetos de las 111 prendas y accesorios elegidos para formar parte de la muestra, y cambiando “ropas” (“clothes”) por el más amplio término “moda”.

is_fashion_modern_moma_02

No hay un solo criterio curatorial en la selección y modo de exhibición de estos ítems elegidos, lo que todos tienen en común -dice Antonelli- es su influencia en el mundo, ya que en ningún campo del diseño lo exclusivo y lo popular ( “high and low”) tienen una conversación tan productiva como en la moda. Por eso en la muestra encontramos desde una remera (camiseta) básica blanca, que todos tenemos en nuestro guardarropas, hasta el A POC dress, un imponente vestido de Issey Miyake realizado con una sola pieza de tela para su colección de verano de 1999.

Items… nos invita a hacer un recorrido por diferentes arquetipos, estereotipos y prototipos de la moda.

Una fila de maniquíes negros nos muestra las distintas versiones del arquetípico vestidito negro (Little Black Dress): desde el Chanel de 1926, pasando por el New look Dior y la propuesta de Givenchy, hasta Rick Owens. Un sector agrupa prendas y accesorios que redefinen la silueta y sus volúmenes en el espacio, donde conviven riñoneras deportivas con diseños de Kawakubo de su colección Body meets dress – dress meets body de 1997 y prendas diseñadas para embarazadas. Hay items que median la relación entre el cuerpo del individuo y el mundo, como el walkman y los lentes de sol.

Una sección dedicada al sportswear incluye las icónicas zapatillas Adidas Superstar y las Nike Air Force One. La selección que titulan “humildes obras maestras” rinde tributo a la camisa leñadora y el jean Levis 501. Hay prendas re apropiadas sucesivamente por distintos actores sociales que las resignifican, como el caso de la polera negra, desde los existencialistas franceses hasta Steve Jobs y la moda normcore, al lado de prendas claves de la contracultura como las chaquetas de cuero y el buzo Hoodie y una sección dedicada a ítems cuya principal función es manifestar un mensaje, como la remera con estampa gráfica o los tatuajes. La muestra finaliza con un estudio sobre el poder, que toma forma en trajes, desde el zoot suit hasta los clásicos Armani, en stilettos taco aguja y el collar de perlas, frente a la prenda más democrática de todas, la remera blanca.

En el libro que acompaña la exhibición estos objetos son enumerados y analizados en orden alfabético como una catálogo, junto a ensayos fotográficos sobre los objetos elegidos que fueron comisionados a distintos fotógrafos contemporáneos. Antonelli propone al público sacar sus propias conclusiones, y continuar la lista de items, aclarando que esta es una de las tantas maneras de entender y clasificar estos objetos de moda, pero afirmando su posición, desde su rol de curadora de uno de los museos más importantes del mundo, de que ninguna historia del diseño moderno está completa sin incluir a la moda.

La muestra puede visitarse en el Moma de Nueva York hasta el 28 de enero de 2018.
Para más información: https://www.moma.org/calendar/exhibitions/1638

 

Temas que te pueden interesar: , , , ,