El corazón de LOEWE aún late en Madrid

by Isabel Serra,

loewe_madrid

Para que una firma de moda se considere una casa –una maison, si nos ponemos franceses- debe trabajar mucho y duro. Se necesita experiencia, se necesita una historia. También –creo- se necesita una ciudad. Son pocas –poquísimas- las firmas de moda que pueden contar la historia de una ciudad: ésas son las grandes casas,  que toman la mano de su ciudad natal para crecer juntas y crear su cuento, que es de ambas. Como Dior y París. Y como Loewe y Madrid.

La casa Loewe se fundó en la capital en 1846 y se dedicó durante más de cien años a la marroquinería de lujo, a la exquisitez en el trabajo de la piel. Un siglo más tarde, en 1959, abriría su boutique más icónica, en el veinte-seis de la calle Serrano, con la que se inauguraría el comercio de moda de lujo en el barrio de Salamanca y se modificaría el imaginario urbano de por vida. Obra del arquitecto Javier Carvajal, esa tienda revolucionó –también- la experiencia de compra conocida hasta entonces, introduciendo espacios diáfanos y acogedores y creando una idea unitaria de marca. Arquitectura, interiorismo y moda llevarían desde aquel momento el signo de Loewe.

Aunque hoy en día esté bajo la órbita francesa de LVMH, sigue perpetuando su carácter español. Loewe sigue siendo pedacitos de Madrid. Así lo intenta su director creativo, J. W. Anderson, quien, como definen desde la firma, moderniza el pasado y se proyecta al futuro, conjugando en presente los pilares básicos que sostienen la casa: artesanía y experiencia. Anderson perpetua el imaginario español integrándolo en un puzle de referencias y horizontes completamente nuevo. Y con éxito.

LOEWE_PASTPRESENTFUTURE_EXHIBITION_10

Con motivo de su 170 cumpleaños, Loewe ha organizado Past, Present, Future, una muestra que permite navegar en los archivos de la firma para fundir el pasado y el futuro en el presente, como hace J. W. Anderson con sus colecciones temporada a temporada desde hace ya tres años. Según ha expresado Loewe en un comunicado, la exposición es, a su vez, un modo de celebrar la consolidada posición de la marca en la industria gracias a la “reconfiguración” que hizo y hace el diseñador irlandés.

Con un sistema de presentación visual innovador que incluye imágenes en paredes y suelos, la exposición plantea un paseo –literal– por los hitos de la firma en más de un siglo, con algunas piezas vintage que son “ejemplos de la unión del saber artesanal de la piel y el diseño funcional por el que ha apostado la marca”, dicen desde la firma. Además, hay lugar para  fotografías de su propio archivo y para una pequeña muestra fotográfica a cargo de Steven Meisel. Trece instantáneas, trece bodegones florales -inspirados en la vida de la florista británica Constance Spry- que “combinan en simplicidad y exuberancia y representan el fresco dinamismo de Loewe hoy en día”, afirman desde la marca.

LOEWE_LOEWE_PAST_PRESENT_FUTURE_EXHIBITION_FLOWER_06

La exposición puede verse en el Real Jardín Botánico de Madrid del 18 de noviembre hasta el 9 de diciembre. Su inauguración coincidió con su aniversario y con la apertura de una nueva tienda en calle Serrano, un espacio mayúsculo de tres plantas en un edificio del siglo XIX que se convierte en el epicentro de la firma. En noviembre, Loewe será protagonista en su tierra.

Por si esto no fuera suficiente, Loewe publica también un libro de coleccionista –nada menos que 592 páginas- encargado por el propio Anderson y editado por Luis Venegas, quien decía sobre el proyecto: “No se trata de crear conexiones claras ni lineales. Es sólo nuestra parte favorita de Loewe, todo aquello que creemos que la hace diferente a las otras casas; todo puesto en un libro con imágenes de las que me enamoré”.

Vía EFE.

LOEWE_BOOK_02 loewe-pasadp-presente-futuro1 LOEWE_PASTPRESENTFUTURE_EXHIBITION_MEISEL_BOY th_46398cf30159afb56d31e9963a4ea8b8_Loewe-Pasado-Presente-Futuro-e1478774649426

 

Temas que te pueden interesar: , , , , , , ,